lunes, 23 de septiembre de 2013

"Movimiento Auténtico: mover el cuerpo, mover el alma". Betina Waissman.


 Una persona cierra los ojos dirigiendo la atención hacia su interior, espera, escucha y se mueve, siguiendo sus impulsos, en presencia de un testigo que está en quietud.



Así se podría definir de manera sintética, esta forma básicamente sencilla de movimiento no dirigido que permite acceder a contenidos de diferentes niveles de complejidad. También podríamos hablar de "asociación libre" (Freud) o "imaginación activa" (Jung) desde el cuerpo, dejándose fluir en el movimiento y aumentando la presencia despierta de la conciencia. Una forma de trabajo que invita al inconsciente a manifestarse y que investiga la relación entre entrega y voluntad. La particularidad aquí es que nos dejamos guiar por el cuerpo y seguimos sus movimientos. El cuerpo que se mueve y que puede ser movido. Dando corporalidad a todo lo que va sucediendo a medida en que nuestra atención se intensifica en presencia de quien mira, el testigo. También podríamos decir que Movimiento Auténtico es un trabajo de relación con el vacío, de entrega a lo desconocido.




¿Pero cómo es volver la atención a nuestro interior?


¿Cómo es esperar y escuchar nuestros impulsos? ¿Y seguirlos?


¿Dónde surge un impulso, un movimiento? ¿Adónde nos lleva?


¿Con qué nos encontramos? ¿Qué nos sucede? ¿Qué se revela?




Por impulsos entendemos lo que nace de nuestras sensaciones, pensamientos, imágenes, asociaciones, emociones/sentimientos, energía y movimientos físicos que pueden aparecer al volcar nuestra atención hacia nosotros mismos. Por movimiento entendemos todo lo que vibra, todo lo que pulsa, lo que está sucediendo dentro y fuera de nosotros, incluyendo la voz, el sonido, la quietud, las relaciones, el movimiento interior, exterior, energético.




"...estamos vivos porque nos movemos y nos movemos porque estamos vivos. En el sentido más profundo, movimiento es el flujo de energía que pertenece a todo lo vivo." _ Mary S. Whitehouse (1)






Una o más personas se mueven con los ojos cerrados, sensibilizándose, abriéndose, escuchando y siguiendo sus impulsos y todo lo que está sucediendo. Dejando que el cuerpo se mueva según esta información que se va desvelando. Aquí aparece un aspecto esencial de este trabajo: la relación entre entrega y voluntad. Al movernos, podemos dirigir el propio movimiento, levantar un brazo intencionalmente, frotar la cabeza con las manos para liberar la sensación de presión o exceso de pensamientos, golpear el aire para expresar rabia, gritar, etc. Pero también podemos experimentar momentos en que el movimiento nos sucede, sin la intervención de nuestra intención. Nos damos cuenta que nuestro brazo se está levantando, o que avanzamos en el espacio sin habérnoslo propuesto, o que un sonido emerge desde adentro... Estamos "siendo movidos" manteniendo una presencia consciente, diferente del control, satisfactoria y plena fruto de la unión entre entrega y voluntad. Experimentamos la confianza de entregarse a un movimiento sin necesariamente saber por qué, para qué, ni cómo seguirá en el momento siguiente. Simplemente dejándonos llevar y habitándolo en su desdoblamiento.




La experiencia puede tener sentido en el mismo momento en que está ocurriendo, puede venir acompañada de palabras que surgen en la mente, de comprensiones/"insights" (visiones interiores), revelaciones. Otras veces lo que emerge puede surgir de etapas pre-verbales o de contenidos difíciles de expresar en palabras, situación tan frecuente cuando estamos en el terreno de lo transpersonal y del misterio. Hay movimientos que pueden no tener ninguna lógica aparente y tampoco tener una asociación clara para la persona que los hace ("movimientos idiosincrásicos"). A veces, con el tiempo, aparece algún sentido para la persona que los hizo o permanece simplemente como una expresión singular, muy personal de alguien que necesita moverse de esa manera.


También hay movimientos que, vividos aparentemente como una necesidad exclusivamente corporal, como una forma de expresar la energía a través del cuerpo, posteriormente cobran sentido. Se completan en la vida cotidiana, con el tiempo y con la observación de uno mismo.




Es el caso de una mujer que participaba en un grupo que se reunía regularmente conmigo cada quince días. En una sesión pasó mucho tiempo repitiendo una secuencia de movimientos: estando de pie, con el cuerpo muy alerta, las piernas separadas, posiciona sus brazos, como si se trataran de una gran flecha, señalando el espacio delante de su cuerpo. Un brazo completamente estirado, mano incluida, apunta firme. Con el otro brazo hace lo mismo, pero manteniéndolo más cerca de su tronco, con el codo doblado, un poco por debajo del primer brazo, apoyando y reforzando la posición de señalar como una flecha. Ella se coloca firmemente en esa posición como quién toma una decisión. Después su cuerpo sigue la dirección trazada con pasos amplios, casi saltando hasta parar. Al detenerse se ríe, como si hubiera llegado adonde quería. Se ríe con el placer de quién disfruta y reconoce algo. Después hace un giro, cambia de dirección, retoma la misma posición corporal y continua con pasos amplios la dirección señalada por ella misma. Así permanece quizás unos veinte minutos, explorando todas las direcciones, estallando de risa cuando "llega". Al final comparte que no sabía bien por qué lo hacía pero que se entregaba a ese movimiento que surgía y que le daba satisfacción.




En el siguiente encuentro, ella ya estaba en la sala cuando llegué. Me sorprendió, ya que solía llegar al grupo con retraso. Cuando ya estaban todos, nos contó con alegría que en estos últimos quince días había logrado llegar puntual a todos sus compromisos. También había logrado realizar todo lo que se había propuesto cada día! (Habitualmente se proponía largas listas de tareas que no lograba realizar totalmente). Fue una experiencia sorprendente y útil para ella misma. Tiempo después, logró realizar cambios substanciales e importantes en su vida, que durante años deseaba concretar.




Hay una satisfacción intensa en "habitar" la experiencia a través de cuerpo. Una alegría y una sensación de libertad por reconocer en el cuerpo lo que uno siente. Algo se llena y se completa, como una "gestalt" que se cierra. Esto resulta profundamente sanador.




"Hay un término técnico para sentir el propio cuerpo moviéndose – se llama el sentido cenestésico – y es tan valioso como los cinco que nos informan sobre el mundo físico a nuestro alrededor. El sentido cenestésico es la sensación que acompaña y nos informa sobre el movimiento corporal."




"El sentido cenestésico puede ser despertado y desarrollado al usar cualquier tipo de movimiento, pero creo que solo se hace conciente cuando la conexión interna, subjetiva, es encontrada, la sensación de cómo es para el individuo, sea balancearse, estirar, doblar, girar, torcerse o lo que sea. Podemos aprender movimientos de gran variedad y diversidad. Pero esto no necesariamente garantiza sentirlos. Es el darse cuenta específico y concreto del propio acto de moverse lo que resulta tan satisfactorio." _ Mary Whitehouse (2)


En palabras de las tres pioneras en Movimiento Auténtico:




Mary Whitehouse:




"El núcleo de la experiencia del movimiento es la sensación de mover y ser movido. Hay muchas implicaciones en ponerlo de esta manera. Idealmente, ambos están presentes en el mismo instante, y puede ser literalmente un instante. Es un momento de pleno darse cuenta, el encuentro de lo que estoy haciendo y lo que me está sucediendo. No puede ser anticipado, explicado, buscado específicamente ni repetido exactamente." (3)




Janet Adler:




"Para regresar al centro, desde la fuente de la energía personal o transpersonal, o desde una experiencia de regresión o egresión, subyacente a las diferencias, el fundamento básico permanece siendo el mismo en Movimiento Auténtico. Con una capacidad creciente de concentración, de escucha del impulso interior, el que se mueve aprende a reconocer el canal en que la energía creativa o auténtica fluye. Así, cada movimiento, no importa cuan pequeño sea, pasa a ser percibido, situado y ordenado de manera impecable. Honrar este conocimiento contiene el poder transformador de este trabajo. Tanto en el trabajo personal como transpersonal el que se mueve aprende a permitir y aceptar la temprana experiencia de caos, de formas irracionales en su cuerpo o imaginación, del no saber." (4)




Joan Chodorow habla de: 

"la diferencia entre movimiento que es dirigido por el ego - yo me estoy moviendo - y movimiento que viene del inconsciente - estoy siendo movido." (5) 





Al trabajar con los ojos cerrados, nuestra mirada se vuelve hacia nuestro interior y todos nuestros sentidos se intensifican.




Conocemos esto en nuestro cotidiano, por ejemplo cuando cerramos los ojos para escuchar y saborear mejor la música. Nuestra percepción de emociones, imágenes y pensamientos se intensifica como en otras prácticas de introspección, auto-observación o meditación.




Volviendo intencional y conscientemente la mirada hacia nosotros mismos, se genera una cualidad de atención y concentración no habitual, no mecánica. Esto abre las puertas a muchas percepciones, intuiciones, comprensiones y experiencias, a la manifestación del inconsciente.




Hay algo misterioso en los ojos, en el encuentro con la mirada. La cultura popular se refiere a los ojos como las "ventanas del alma". En ninguna otra parte del cuerpo podemos ver exteriormente el órgano interno y su funcionamiento. Conocemos de sobra la importancia del encuentro con los ojos de los padres en nuestro crecimiento y de otras personas queridas o importantes a lo largo de nuestras vidas.




"Si un hombre desea estar seguro del camino que pisa, debe cerrar los ojos y caminar en la oscuridad." _ San Juan de la Cruz (6)




Este trabajo se desarrolla y fundamenta en la relación que se establece entre la persona que se mueve con los ojos cerrados y el testigo, con los ojos abiertos.




"Una de las primeras experiencias de la vida es la de ser vistos. Los padres son testigos del niño. El niño, creciendo a través de la infancia y de la vida adulta, se mueve a través de innumerables experiencias de ser visto y de verse a sí mismo... ser visto precede inevitablemente el verse a sí mismo..." _ J. Adler (7)




También en psicoterapia, un aspecto fundamental del proceso es la relación que se desarrolla entre paciente y terapeuta.




"En la cultura Occidental el anhelo por un testigo es inherente a ser persona. Queremos, queremos profundamente, ser vistos como somos por otro... Finalmente, queremos ser testigos, amar, a otro." _ J. Adler (8)


En Movimiento Auténtico utilizamos la palabra Testigo para diferenciar del Juez que llevamos dentro. El testigo está en quietud y silencio, con los ojos abiertos, receptivo, una parte de su atención concentrada en la persona que se mueve y la otra en lo que le está sucediendo a si mismo, lo que se le está moviendo. Al testigo no le toca juzgar, criticar, analizar, interpretar, o descartar material, sino estar presente al servicio de la persona que se está moviendo. El testigo está observando sus propios impulsos, asociaciones, proyecciones, cuando se percibe presente o ausente, distraído, desconectado o concentrado. Aprendiendo de ello mientras sostiene la atención en y para el que se está moviendo. Aprendiendo sobre el misterio que es el otro, la humanidad, su propia humanidad, la compasión.




El testigo sostiene también el campo energético, el espacio para el trabajo. Cuando se trabaja en grupo, la función del testigo es sostenida por todos sus integrantes y por el que coordina el grupo, testigo del grupo, así como sucede en los grupos de terapia.




"De la misma manera que ser visto por otro originalmente me posibilita verme como soy, en una vuelta más de la espiral, ver a otro como es – amarle – me posibilita verme como soy."


"El anhelo más profundo se ha desplazado de ser visto como soy por otro, a ver al otro como es, a otros como son, al universo de una nueva manera. Y el ciclo continua recreándose, expandiendo la conciencia en cada vuelta. Cada vez más, se trata de ver y amar." _ J. Adler (9)


"Se debe ver realmente en el plano físico, y por encima y a través de este ver (de lo que se ve) debe haber otro tipo de visión...No que algo diferente sea visto pero que uno vea de manera diferente."_ Suzuki (10)


A medida en que la relación entre el que se mueve y el testigo crece, también se fortalece el Testigo Interior: nuestra cualidad de presencia y conciencia diferenciada del Juez, capaz de identificar el enmarañado de proyecciones y contenidos que emergen. En todo trabajo personal, sea terapéutico, de crecimiento, auto-observación, meditativo o espiritual también se busca desarrollar esta cualidad que puede tomar diferentes nombres: presencia, conciencia, observador interno, maestro interior, sabiduría, visión, claridad, esencia, etc y que incluye también la intuición.




"Todo ser mental desarrollado...en ciertos momentos y para ciertos propósitos...separan las dos partes de la mente, la parte activa, que es una fábrica de pensamientos y la parte quieta y sabia que es al mismo tiempo Testigo y Voluntad. " _ Satprem (11)




Esta conciencia despierta y receptiva, que no juzga, critica, analiza o interpreta permite acompañar y transitar de manera plena el material inconsciente que emerge sin caer en la inconsciencia. Aunque hay momentos en que nos podemos fusionar con el material emergente, ser "inundados" por la energía psíquica, ser desbordados por la emoción. Aquí aparecen los riesgos en la utilización de esta forma tan potente de trabajo. Son aspectos a ser trabajados para aumentar nuestra capacidad de presencia, sostener una mayor cantidad de energía y una mayor calidad de percepción en nuestros cuerpos. Aumentar el acceso al inconsciente de manera conciente, recibir sus mensajes/contenidos e integrarlos es disminuir nuestra inconsciencia.


La persona que se mueve, el testigo y el testigo interior son los tres pilares en que se apoya el trabajo de Movimiento Auténtico. Lo que interesa es encarnar, dar cuerpo y carne al diálogo con el inconsciente. De esta manera nuestra conciencia se expande a través de una experiencia concreta, corporal, con la sanación, el auto-conocimiento y la transformación que ésto conlleva.




"Cuando el cuerpo encuentra forma para la expresión de lo que primero es material sin forma, la conciencia personal evoluciona." _ J.Adler (12)




Después del movimiento, se pueden utilizar recursos artísticos como dibujar, pintar, modelar para facilitar la transición entre el lenguaje corporal no verbal y la palabra. Con estos materiales artísticos podemos plasmar la experiencia presente en el cuerpo en algo que está fuera del mismo, estando todavía en el ámbito del lenguaje simbólico.


Aunque se trata de una práctica y trabajo corporal, una parte importante de su aprendizaje y desarrollo es la posibilidad de completar e integrar la experiencia a través de la palabra. Así como suele ocurrir con los sueños, si no los escribimos o contamos a alguien, incluso a nosotros mismos, aunque sea solo un pedacito, fácilmente los olvidamos. Vuelven a su fuente, la "noche", la "oscuridad o sombra", vuelven al inconsciente. Cuando esto se da, podemos mantener alguna sensación (descarga, liberación o angustia) pero perdemos la oportunidad de integrar el material emergente a la conciencia.




"... incluso las experiencias interiores más potentes deben ser cuidadosamente fijadas en la conciencia si no tenderán a desaparecer."


"...la cuestión crucial para la consciencia debe incluir el traer material inconsciente a la luz, integrándolo a la personalidad total." _ J. Chodorow (13)




La palabra escrita y hablada, utilizando la metáfora poética es de gran utilidad para plasmar la experiencia sin alejarnos de su cualidad directa a través de la racionalización. Entonces también la palabra surge de manera menos racional y discursiva, manteniéndose más cerca de la experiencia y del cuerpo.




Se practica una manera de trabajar con la palabra que nos ayuda a identificar las proyecciones, disminuir nuestras tendencias automáticas de interpretar, analizar, criticar, juzgar y dar por supuesto. Una manera de hablar que dé espacio al que escucha, que respete su experiencia y también sus silencios. Un lenguaje que mantenga la presencia viva del vacío, permitiendo la sorpresa, la creación, la poesía, que ofrezca estructura a lo simbólico para que el inconsciente se siga revelando y encarnando. Palabras que no siempre son lineales ni necesariamente lógicas o racionales pero que nos ayudan a mantenernos presentes, la palabra viva, la palabra carne. Palabras que puedan incluir lo innombrable, lo que no cabe en palabras, nombrar lo que la palabra no abarca.




Análogamente se reproduce el camino del desarrollo infantil: de la experiencia eminentemente sensorio-motora y perceptiva hacia el lenguaje. De la experiencia de ser vistos (el que se mueve), a ver al otro (aprendizaje y función del testigo), vernos a nosotros mismos y al colectivo con el cual nos estamos relacionando.




En Movimiento Auténtico el espacio físico es fundamental. Es necesario crear un espacio seguro y protegido.




"...un contenedor seguro e íntimo donde la confianza y la claridad puedan desarrollarse." _ J. Adler (14)




El espacio es el campo donde el trabajo ocurre. Que esté lo más vacío posible (sin objetos) ayuda a concretar explícitamente, físicamente, de manera real y palpable, el vacío. El espacio abierto, vacío y receptivo que vemos y creamos fuera, ayuda a generar el espacio interior que permite que el inconsciente se revele y exprese.




Para ello es necesario abrirse al vacío. Crear el vacío, acceder al vacío, entregarse al vacío.




Se puede decir que el trabajo de Movimiento Auténtico es también una forma de trabajar con el vacío, como en el acto o momento de creación. Reconocer el vacío es reconocer el misterio, algo más allá de uno mismo, lo que nos transciende.




La confianza es esencial y se crea durante el proceso, a través de la relación con la persona que lo conduce, con los otros participantes en el caso de un grupo, con uno mismo y su propia experiencia. La confianza se va desarrollando en la dinámica entre espacio y limite, exterior e interior; espacio para el diálogo entre entrega y voluntad.


"El espacio potencial entre bebé y madre, niño y familia, entre individuo y sociedad o el mundo, depende de la experiencia, que lleva a la confianza. Puede ser vista como sagrada para el individuo ya que es aquí que el individuo experimenta vivir creativamente."
_ Winnicott (15)


Movimiento Auténtico proporciona un espacio explícito y seguro para explorar "todo lo que impide nuestro crecimiento y plenitud pero también todo lo que puede servir para sanar heridas, traer equilibrio, transformar relaciones internas, y dirigirnos en nuestros singulares viajes de vida" _ Lewis (16)




A medida que el trabajo se profundiza y especialmente cuando se trabaja en grupo, esta expansión nos puede llevar más allá de nuestros límites individuales y del ego, más allá de nuestras historias personales. Podemos acceder al inconsciente colectivo y a otros niveles de experiencia y energía transpersonal.




Ritualizar nos ayuda a crear este espacio que invita a la sincronicidad. Ésta revela los movimientos, contenidos y órdenes más sutiles del misterio. El ritual es también una entrada al lenguaje simbólico que -como sabemos- es el lenguaje del inconsciente.




Para dialogar con el inconsciente necesitamos familiarizarnos con lo simbólico y su expresión en el cuerpo y el movimiento. Todo pasa a ser importante, cada pequeño detalle puede contener significado.


En una entrevista, Joan Chodorow habla de un tipo de percepción o darse cuenta que ocurre cuando estamos involucrados en un proceso simbólico, sea hablando o moviéndonos:




"Para mí, todo lo que emerge del inconsciente suele tener cuatro aspectos: un aspecto es cómo está sucediendo aquí entre nosotros; otro aspecto es cómo está sucediendo en la vida de la persona en ese momento; el tercer aspecto es cuáles son las memorias más tempranas de la infancia semejantes a ese mismo tipo de experiencia; el cuarto aspecto incluye imágenes universales o míticas." _ J. Chodorow (17)




Al ritualizar canalizamos nuestra atención de manera intencional, generando una mayor concentración de energía en el campo. Esto nos lleva a una cualidad de presencia que altera nuestro estado de conciencia, una intensificación de nuestros sentidos que nos puede llevar a vivir de manera muy potente, tanto el material de nuestra historia personal (pasada o presente) como el transpersonal. De ahí que tantas veces hablamos de la experiencia como un "viaje", que transitamos a través de diferentes niveles o estados de conciencia, de espacios y tiempos, hacia delante/atrás, arriba/abajo, el círculo/la espiral, el puro presente, atemporal. Un "viaje" hacia lo desconocido, lo misterioso, lo sagrado.




"La psique humana demanda inevitablemente experimentar la relación directa con el espíritu, conocer lo sagrado." _ J. Adler (18)




El Movimiento Auténtico, o algunos de sus elementos, vienen siendo aplicados en los ámbitos de la salud y la psicoterapia, de la meditación y práctica espiritual, de procesos creativos y artísticos y en trabajos comunitarios.




Me gustaría dar una visión histórica y hablar de las contribuciones de las mujeres que sentaron los pilares de este trabajo.




Entre la década de 50 y 60 se origina un movimiento en el mundo de la danza, mas visible en Estados Unidos, aunque también en Europa y en Sudamérica, que va desplazando el interés de la experiencia técnica y profesional hacia la humana. Cada vez más personas se interesan por el movimiento y la danza sin un propósito profesional o exclusivamente artístico. Por otro lado, muchos artistas también se interesan más por los aspectos humanos, expresivos y misteriosos de la danza y no solamente por la técnica formal. Ésto aparece en los trabajos de Isadora Duncan, Mary Wigman, Martha Graham, Trudi Schoop, Marian Chace, Susana Milderman, María Adela Palcos, y otros. En Estados Unidos, algunas bailarinas empiezan a colaborar en clínicas psiquiátricas que están investigando lenguajes para el trabajo con internos, como alternativas a la medicación, las descargas eléctricas, las cirugías. Así nace lo que tomará la forma de Danza/Movimiento Terapia, hoy en día una práctica reconocida e integrada en el sistema de salud norteamericano. Con trayectorias parecidas surgen otras formas de trabajo con el movimiento y la expresión para el desarrollo personal como por ejemplo: el Sistema Rio Abierto en Argentina.




Mary S. Whitehouse, bailarina americana y pionera en la aplicación de la danza/movimiento para la terapia y crecimiento personal, es quien inicia la investigación en los años 60, sobre lo que primero llamará "movimiento en profundidad", por analogía a su intenso proceso analítico personal en la línea de Carl Jung. Más adelante pasará a utilizar el nombre de Movimiento Auténtico. Su investigación se centra principalmente en la persona que se mueve. Mary habla de cómo su interés se desplaza de lo técnico/artístico a "proceso y humanidad" en un pequeño texto: "Reflexiones sobre una Metamorfosis"(1969-70):




"Ahí estaba para mí la clave: el sentido y la condición de estar vivo. ...


Gradualmente, me di cuenta de que movimiento es una de las grandes leyes de la vida. Es el medio primario de nuestro vivir, el flujo de energía ocurriendo en nosotros todo el tiempo, como un río, dormidos o despiertos, veinte cuatro horas al día. Nuestro movimiento es nuestro comportamiento; hay una conexión directa entre cómo somos y cómo nos movemos." (19)

 


Su visión sobre el cuerpo, el movimiento y la personalidad, nacida de su práctica, es de una claridad contundente:




" – el cuerpo no miente. Somos como nuestros movimientos, pues el movimiento somos nosotros viviendo: vital y experimental o tenso y restringido, espontáneo y fluido o controlado e inhibido." (20)




"El cuerpo es el aspecto físico de la personalidad y el movimiento es la personalidad hecha visible. Las distorsiones, tensiones y restricciones son las distorsiones, tensiones y restricciones de la personalidad. Son, en cualquier momento dado, la condición de la psique. Y el descubrimiento de su existencia de hecho, su existencia física, es el inicio del proceso de lo que se puede llamar reconocimiento psicosomático, pues somos entidades psicosomáticas." (21)




"Dos aspectos sobre el movimiento físico son impactantes. Uno es que el movimiento es no-verbal y sin embargo comunica - o sea, dice algo. ...


Lo que me lleva al segundo aspecto. El cuerpo no miente, casi diría, no puede mentir. El ser humano, como realmente existe en cualquier momento, no puede ser ocultado, por palabras, por ropas, menos todavía por deseos. No importa lo que haga o diga, tiene su propia manera de hacer o decir y es esta manera la que revela como es. La condición física es, de cierta forma, también la psicológica. No sabemos de qué manera la psiquis es el cuerpo y el cuerpo es la psique pero sí sabemos que uno no existe sin el otro. Y yo iría tan lejos como para sugerir que así como el cuerpo cambia en el curso del trabajo con la psiquis, también la psiquis cambia en el curso del trabajo con el cuerpo. Haríamos bien en recordar que ambos no son entidades separadas sino misteriosamente una totalidad." (22)




"Cuanto menos se experimenta el cuerpo, más se convierte en una apariencia; cuanto menos realidad tiene, más necesita ser desvestido o vestido; cuanto menos es el cuerpo propio y conocido, más se aleja de lo que tenga que ver con el ser. 
Trabajar con movimiento es una iniciación al mundo del cuerpo como es en realidad, lo que puede hacer fácilmente, con dificultad o de ninguna manera. Pero es también, o puede ser, un descubrimiento serio de lo que somos – pues somos como nuestro movimiento." (23)

Mary define así "un movimiento auténtico":




"Cuando el movimiento era simple e inevitable, para no ser cambiado por más limitado o parcial que fuera, se convierte en lo que he llamado "auténtico" - que podía ser reconocido como genuino, perteneciendo a esa persona. Auténtico era la única palabra que se me ocurrió que significaba verdad – verdad de un tipo no aprendida, pero ahí para ser vista por instantes." (24)


"Cuando, en ciertas personas, la imagen está verdaderamente conectada, el movimiento es auténtico. No se infla el movimiento sólo por que sí. Hay una habilidad de sostener la tensión interna hasta que la siguiente imagen los mueva. No "pasean" bailando simplemente." (25)



La experiencia con el movimiento auténtico puede ser vista como:




"... momentos de revelación en un proceso de desarrollo del darse cuenta. Son el discurso de la personalidad total presentándose para ser oída – el proceso interno en forma física, teniendo sentido que puede ser aprehendido y valor que puede ser recibido por la persona que se mueve. Son especialmente irresistibles porque el cuerpo es una realidad inmediata. No se puede evadir la experiencia física directa cuando es directa y cuando es física... Ahí está uno, exactamente donde está el movimiento, con la misma falta de libertad, con el mismo conflicto, con los mismos temores. Y la asimilación de este descubrimiento fortalece y libera la conciencia para el crecimiento, que creo, es el sentido básico de la personalidad." (26)


La dinámica entre las polaridades es inherente a este trabajo. La relación entre los opuestos está presente en los contenidos y naturaleza del material que emerge, así como en su estructura y desarrollo: uno que se mueve y otro que es testigo; conciencia e inconsciente, entrega y voluntad, mover y ser movido, movimiento y quietud, silencio y sonido/palabra, interior y exterior, individuo y colectivo, personal y transpersonal.




Como en otros trabajos de crecimiento personal, se trata de ampliar e integrar esta dinámica para vivir nuestra totalidad.




"La vida nunca es ésto o aquello, pero siempre la paradoja entre ambos... Aplicado a lo físico, es sorprendente que ninguna acción puede ser realizada sin la operación de dos grupos de músculos – uno que se contrae y otro que se extiende. Ésta ya es la presencia de la polaridad inherente en el patrón de movimiento." (27)

 


Janet Adler es la segunda mujer que contribuye para que Movimiento Auténtico tenga la forma que tiene hoy. Janet, una generación más joven que Mary, estudia con ella después de formarse en Danza Movimiento Terapia. A partir de esta experiencia, funda el Instituto Mary Whitehouse, aportando su contribución personal, profundizando el trabajo e investigando la importancia y función del testigo. En su trabajo, Mary era siempre la única testigo, tanto en sesiones individuales como grupales. Janet plantea el aspecto Testigo como una función intrínseca a lo que llamará la Forma de Movimiento Auténtico. Pondrá su atención también en el fenómeno colectivo, el "cuerpo colectivo", lo transpersonal.




Janet habla de 5 etapas del trabajo en Movimiento Auténtico que pueden ser comprendidas en el marco del trabajo psicológico. Ella deja claro que habla de proceso y no de cura y que muchas de las personas que vienen a trabajar con ella son alumnos de danza/movimiento terapia, de psicología y de artes. Podemos resumir así estas etapas:


1. Una primera etapa donde la persona busca reconocer y permitir su propio movimiento auténtico que, como lo describió Mary Whitehouse (1970), es "movimiento que es natural para una persona particular", no aprendido o intelectualizado, y que no busca un efecto sobre otros. "Un movimiento auténtico es la expresión inmediata de como la persona se siente en cualquier momento dado." A medida en que esto empieza a ocurrir, cada vez de manera más fácil, con la capacidad de reconocer cuándo uno se está moviendo desde ahí o no, la persona se está "permitiendo acceder a su propio inconsciente y, a medida en que su inconsciente habla a través de su movimiento, puede hacerse consciente de lo que está haciendo. ...En psicoterapia el inicio es semejante. El paciente intenta separar y desenredar lo que son sentimientos y sensaciones auténticas de las 'adoptadas'. Está también buscando la experiencia de hablar libremente desde el corazón, sin que su mente esté juzgando y criticando todo lo que dice. " 



2. La segunda etapa es marcada por la expresión abierta del movimiento auténtico, marcado por la libertad y el placer de moverse. Con el tiempo y la confianza, hay cada vez más disfrute e investigación. En psicoterapia es el momento en que el paciente logra hablar libremente de sus verdaderos sentimientos. Aquí también la base de esta libertad se desarrolla desde la confianza en uno mismo y en el terapeuta. 



3. La tercera etapa es la percepción y reconocimiento de un repertorio propio, patrones repetitivos de movimiento. Al igual que en psicoterapia, aprendemos a reconocer nuestros comportamientos repetitivos, patrones defensivos y asuntos recurrentes. 



4. La cuarta etapa es cuando se enfocan, investigan y profundizan temas específicos; cuando uno se involucra y atraviesa lo que necesita ser experimentado. "Cuanto más profunda y auténtica es la cuarta etapa, más poderosa y clara es la resolución.



5. La quinta etapa es la experiencia de resolución, "la salida, emergiendo con energía liberada para el crecimiento continuo". (28)


Acompañando su propio proceso personal, Janet empieza a investigar en el ámbito de la experiencia mística y espiritual. Cada vez más se interesa por lo que llama experiencia directa y por fenómenos energéticos. Realiza un doctorado en estudios místicos e investiga diferentes procesos de despertar energético y de la conciencia. Llama su trabajo Disciplina de Movimiento Auténtico, separándolo más de la psicoterapia y acercándolo más a la meditación y a otras tradiciones y prácticas de crecimiento espiritual. Trabaja también en el terreno del trauma. En su artículo Cuerpo y Alma (1991), traza paralelos y señala temas habituales y comunes a Movimiento Auténtico y prácticas místicas /espirituales de diversas tradiciones.




"Todo parece estar sucediendo arriba, mas allá, pero ¿qué está sucediendo aquí? ... Necesitamos una verdad que involucra también el cuerpo y la tierra. ...


Cuanto más descendemos, mas alta es la consciencia que necesitamos, más fuerte la luz."


_ Satprem (29)



Joan Chodorow, también bailarina y alumna de Mary, es quien desarrolla la vertiente más clínica y psicoterapéutica del trabajo. Joan trabaja especialmente en la relación individual terapeuta-paciente y en grupos de formación para terapeutas de danza/movimiento. Joan completa un doctorado y es analista miembro del Instituto C. G. Jung de San Francisco. Presenta una visión de la psique que apoya la comprensión de los movimientos expresivos. Se fundamenta principalmente en las teorías de Carl G. Jung y las contribuciones más actuales de Louis H. Stewart, quien propone una síntesis con aportaciones propias sobre la estructura y dinámica de la psique, el desarrollo psicológico/simbólico, las funciones de los afectos/emociones primordiales y el desarrollo infantil ("Afecto y arquetipo: una contribución a la comprensión de la teoría de la estructura de la psique" – 1985). Stewart nombra algunos temas esenciales en procesos de expresión y transformación que son básicos en el trabajo con Movimiento Auténtico tales como: ritmo, ritual, razón y relación. Tanto Jung como Stewart destacan la importancia y función del juego y la imaginación para el ser humano. En su libro "Danza Terapia y Psicología en Profundidad: la imaginación en movimiento" (1991), Joan presenta su experiencia y visión, describiendo diferentes tipos y temas de movimiento vinculados a etapas del desarrollo infantil, contenidos del inconsciente (personal, cultural, primordial) y al eje ego-self.





"...la interconexión misteriosa entre cuerpo y psique. ... Una emoción, por definición, es simultáneamente somática y psíquica. El aspecto somático está hecho de inervaciones corporales y acción física expresiva. El aspecto psíquico está hecho de imágenes e ideas. En sicopatología, ambas esferas tienden a escindirse. Por contraste, una emoción vivida como natural involucra una relación dialéctica – la unión del cuerpo y la psique. ... Los patrones expresivos son a la vez personales y universales. Sean las emociones nombradas o no, motivan y configuran nuestra manera de movernos. "



"Si ponemos nuestra atención conscientemente en el movimiento corporal más sencillo, experimentamos la interrelación y la interdependencia de los opuestos."



"... desarrollar la capacidad de sostener la tensión de los opuestos – abrirse plenamente al inconsciente mientras se mantiene una firme orientación conciente." (30)


Ella destaca:




"...la función sanadora de la imaginación y la relación dialéctica y continua entre curiosidad e imaginación. ... Toda forma de imaginación activa inicia este diálogo esencial entre curiosidad e imaginación. Tal diálogo es el entramado de la conciencia y el inconsciente; es la fuente última de la creatividad. El proceso creativo intrínseco a la infancia y su desarrollo es el mismo proceso que promueve la individuación de un adulto en psicoterapia."


"El juego simbólico activa la función productora de imágenes de la psique (la imaginación) que nos pone en contacto con nosotros mismos." (31)




Habla del diálogo con el misterio/lo sagrado y de las polaridades:




"Imaginación activa ha sido llamada de 'un diálogo con los dioses' (Dallett y Lucas, 1977). La misma definición se puede aplicar a la experiencia de danza/movimiento. Desde el comienzo de la historia humana, la danza ha sido un lenguaje sagrado, una manera de percibir y darse cuenta de nuestra conexión con el cosmos."


"Debemos aprender a relacionarnos con posiciones opuestas, sean en el interior del individuo, entre dos o más personas, o entre naciones.


Para desarrollar más ampliamente el potencial del diálogo sagrado que sirve para unir los opuestos......" (32)


Sobre el compromiso de llevar el crecimiento personal a la vida:




"Insight debe ser convertido en una obligación ética - llevarlo a la vida."


"... - lo que era invisible puede hacerse visible. ... buscamos nuestra completud a través de la experiencia psíquica y somática directa. Así, la sabiduría del cuerpo crea la posibilidad de una conexión más rica y profunda con la vida diaria. Como escribe Jung: ...no se puede enseñar sabiduría con palabras. Solo es posible por contacto personal y por experiencia inmediata." (33)


Janet Adler refleja el mismo compromiso en el poema-oración que cierra su libro:




"Que la cualidad de conciencia
emergiendo colectivamente
en el mundo
sobrepase la cantidad de inconsciencia
que sufre nuestro planeta.


Que todo el sufrimiento se transforme en compasión.


Que estemos preparados, que seamos capaces." (34)




Para completar, contaré cómo llegué al trabajo de Movimiento Auténtico.




Mi camino personal y profesional ha sido principalmente a través de lo expresivo y creativo. Me he dedicado profesionalmente al teatro como actriz durante más de veinte años y paralelamente a trabajos de crecimiento personal a través del movimiento. Simultáneamente realicé mi proceso terapéutico, empezando por la Psicoterapia Analítica, después pasando al camino corporal: Bioenergética y Terapia Reichiana. Me formé en el Sistema Rio Abierto (Coringa – Brasil; R. Abierto – Argentina), en Terapia Reichiana (CIO – Brasil y ES.TE.R. – España), y en el Programa SAT dirigido por Claudio Naranjo. Desde 1992 trabajo como colaboradora en este Programa, en Brasil, España, México, Argentina, Italia y otros países. Desde 1995 soy profesora en el Estudio Corazza para el Actor y desde 1998 participo del equipo de Espacio Movimiento – Rio Abierto España.



Claudio siempre ha tenido un interés especial por lo expresivo y una fe profunda en lo espontáneo, en la sabiduría inherente al ser humano. Conoció a Mary Whitehouse en Esalen, y también el Subud, una práctica de entrega al movimiento espontáneo de ojos cerrados, con muchas semejanzas al Movimiento Auténtico. En un Congreso de Psicología Transpersonal en Italia (1995) recupera la pista del trabajo de Mary Whitehouse en una presentación hecha por Marcia Plevin, danza-terapeuta americana radicada en Roma. La invita para colaborar en un módulo del Programa SAT en Burgos, España (1996) y para llevar en paralelo un grupo especial para personas que ya habían completado todos los módulos del SAT. En este grupo, compuesto en su mayoría por terapeutas, ella introduce Movimiento Auténtico y a pedido de Claudio, la traduzco y ayudo. Gracias a la intuición, generosidad y estímulo de Claudio, empiezo a profundizar en esta nueva dirección de trabajo psico-corporal.




Sigo formándome con Marcia por cinco años más, con Neala Haze, Zoe Avstreih, invitadas por Claudio para el SAT, y con Joan Chodorow y Tina Stromsted, en sus propios programas. Estoy trabajando a nivel personal (individual y grupal) y recibiendo supervisión de Janet Adler regularmente desde el año 2000. Participo de un grupo reducido de profesionales de países europeos (Alemania, Suiza, Austria, Finlandia y España ), que nos reunimos periódicamente para movernos, intercambiar e supervisar. Cada vez más me apasiona este trabajo, tanto como práctica y vehículo personal de crecimiento desde mi cuerpo, movimiento y expresión como a través de la conducción de grupos, acompañamiento de procesos y transmisión didáctica de sus elementos.




Aplico e investigo con Movimiento Auténtico en mi práctica privada individual y con grupos, en el Programa SAT y en el Estudio Corazza para el Actor, con objetivos creativos y artísticos.




Quiero terminar este artículo con un texto escrito por una participante de un grupo regular con el que trabajo hace varios años. Este texto fue escrito en una sesión de movimiento en la semana del atentado 11-M en Madrid (2004).





"MOVIÉNDOME EN OTROS




Mi corazón está llorando en otros ojos
y oigo en otros labios mis lamentos,
gritando está mi furor otra garganta
y tiemblo en otro cuerpo y me estremezco.


No se mueven en mí,
yo no me muevo.


En el hueco que abrieron en mi pecho,
las bombas que en otros nos hirieron
pequeño y asustado
aún persiste el amor.


Me urge protegerlo,
que no lo venza el odio,
se lo entrego a la tierra,
ella sabrá guardarlo.


Abrazada así por la tierra y el cielo,
con la frente rendida,
sin saberme yo o ellos,
vislumbro la unidad de asesinos y víctimas,
y el dolor
es tristeza, vergüenza y desconsuelo.


Afligida contemplo esta rueda infinita
de causas y de efectos,
de ignorancia, de apegos, de rechazos y odios,
que a todos nos incluye...


Soy oración así
y es la oración de ellos.


Humanidad rota, humanidad perdida
asustada y furiosa
ansiosa y reprimida.


No sabes lo que buscas
pero giras y giras...


Cuando algo te duele
atacas los que miras.


Pero es tu corazón,
anclado aún en la herida
que el temor te causó,
quien mata tu esperanza
achatando la vida.


Lo de fuera está dentro
y no quieres mirarlo.


Corres a ningún sitio,
razonando la huida.


Oblígate a pararte,
mira con valentía,
tal vez esa mirada
encenderá en tu vida
la llama de esperanza,
humanidad divina."


Marzo 2004


Paloma de la Peña.


Este artículo está protegido bajo una licencia Creative Commons:

Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 Unported (CC BY-NC-ND 3.0) Tiene permiso para compartirlo respetando las siguientes condiciones: AQUÍ. 

Referencias y citas:



(1) _ Mary S. Whitehouse, "Creative Expression in Physical Movement is Language without Words (probablemente 1956), Authentic Movement, Vol. I, editado por Patrizia Pallaro, 1999, Jessica Kingsley Publishers, pagina 37


(2)_ Mary S. Whitehouse, "The Tao of the Body" (1958), idem, p.44 y 46


(3) _ idem, p.43


(4) _ Janet Adler, "Who is the Witness?" (1987), idem, p.156


(5) _ Joan Chodorow, Dance Therapy and Depth Psychology, 1991, Routledge, p.28


(6) _ Janet Adler, "Body and Soul" (1991), idem, p.182


(7)_ Janet Adler, "Who is the Witness?", idem, p.154


(8)_ idem, p.158


(9)_ idem, p.154


(10)_ Janet Adler, "Body and Soul", idem p.183


(11)_ idem, p.184


(12)_ idem p.164


(13)_ Joan Chodorow, "Dance Therapy and the Transcendent Function", 1977, idem, p. 244 y 238


(14)_ Janet Adler, "Body and Soul", idem, p.182


(15)_ Tina Stromsted y Neala Haze, "The Road In: Elements of the Study and Practice of Authentic Movement", en Authentic Movement Vol. II, editado por Patrizia Pallaro, 2007, Jessica Kingsley Publishers, p.57


(16)_ ídem, p.57


(17)_ Nancy R. Zenoff, " An Interview with Joan Chodorow,1986, Authentic Movement Vol. I, editado por Patrizia Pallaro, 1999, Jessica Kingsley Publishers, p. 222


(18)_ Janet Adler, "Body and Soul", idem, p.163,


(19)_ Mary S. Whitehouse, Reflections on a Metamorphosis, 1969-70, idem, p. 59-60


(20)_ Mary S. Whitehouse, "Creative Expression in Physical Movement is Language without Words" (probablemente 1956), idem, p. 35


(21)_ Mary S. Whitehouse, "Physical Movement and Personality" (1963), idem, p. 52,


(22)_ Mary S. Whitehouse, "The Tao of the Body", idem p. 42


(23)_ idem, p. 45


(24)_ Mary S. Whitehouse, " Physical Movement and Personality", idem p. 81


(25)_ Gilda Frantz, "An Approach to the Center: An Interview with Mary Whitehouse", 1972, idem, p. 22


(26)_ Mary S. Whitehouse, "Physical Movement and Personality", idem, p. 57


(27)_ idem, p. 79


(28) _ Janet Adler, "Integrity of Body and Psyche: Some Notes on Work in Process"(1972), idem, p. 122 a 124


(29)_ Janet Adler, "Body and Soul", idem, p.187


(30)_ Joan Chodorow, Dance Therapy and Depth Psychology, p. 3, 26, 115


(31)_ idem, p. 6 y 104


(32)_ ídem, p.250


(33)_ Tina Stromsted y Neala Haze, "The Road In: Elements of the Study and Practice of Authentic Movement", p. 63 y 67


(34)_ Janet Adler, Offering from the Conscious Body, Inner Traditions, 2002, p. 23




Nota: Todavía no se ha publicado ningún libro sobre Movimiento Auténtico en español. He optado por traducir e incluir numerosas citas de manera de hacer más accesible este material.